Qué necesitamos saber para nuestro entrenamiento

Qué necesitamos saber para nuestro entrenamiento

Cuando hacemos referencia a aquello que es imprescindible para hacer deporte una vez tenemos las deportivas puestas y estamos preparados, sin duda alguna, calentar, hidratarse y estirar es lo primero que nos viene a la mente. Pero, ¿con esto tenemos suficiente? Para cualquier deportista el descanso nocturno también es fundamental porque le permite aprovechar cada entrenamiento y conseguir una perfecta recuperación.

¿Cómo influye el sueño en el entrenamiento?

Puede parecernos una tontería, pero no lo es. El sueño influye sobre nuestro rendimiento físico durante el entrenamiento y, además, es clave para la motivación y para el estado de ánimo de todos los deportistas. Si se cumple con las horas de sueño que necesitamos, a la hora de hacer ejercicio, aumenta la capacidad de aprendizaje además de mejorar su actitud durante todo el día.

Si un deportista no duerme el tiempo que necesita el riesgo de padecer lesiones aumenta. Además, la falta de sueño reduce la concentración, la atención y el tiempo de reacción.

¿Es mejor entrenar en levantarnos de la cama o antes de acostarnos?

Cada persona es única y esta es la calve para responder a esta pregunta, pues cada uno tiene una mejor hora para hacer ejercicio.

No tenemos una respuesta que sirva a todos por igual. Es decir, el rendimiento de cada persona, mientras hace deporte, mantiene una estrecha relación con su cronotipo. Esto es el reloj biológico de cada individúo y su genética que son decisivos e influyen en el hecho de que unos prefieran entrenar durante las primeras horas del día y otras al final del día.

La palabra biorritmos puede que no nos suene de nada pero tiene mucho que ver con los ciclos de funcionamiento del cuerpo y, a su vez, estos ciclos están estrechamente relacionados con la segregación de hormonas. Como ya hemos dicho, todos no somos iguales. Y en el caso de los biorritmos, estos actuarán de una manera u otra dependiendo de cada uno pero podríamos identificar tres momentos que, aunque no se cumple con todos los deportistas, podría ser una referencia general.

  • Por la mañana, tras el descanso de toda la noche y con bastantes horas sin comer, nuestro metabolismo está ralentizado y nuestras reservas de glucógeno tienen niveles muy bajos. Por eso, nuestro rendimiento físico va a ser mucho menor aunque, si hacemos ejercicio por la mañana, lograremos acelerar el metabolismo.
  • A mediodía nos encontramos en un punto intermedio en referencia a los biorritmos que puede convertir este momento en una buena hora para hacer ejercicio.
  • Por la tarde, según algunos estudios, es el mejor momento para hacer deporte ya que el rendimiento físico aumenta.

A fin de cuentas, cada uno necesita su momento y lo más importante, independientemente de cuando se hace deporte, es reservarnos un tiempo para nuestro ejercicio ya que nos aporta muchos beneficios a nuestra salud.

¿Qué ejercicios elegimos para nuestro entrenamiento?

La clave para no desanimarse cuando se empieza con un deporte es elegir el más adecuado para la persona. Para ello, el deportista se encuentra con varios condicionantes que pueden ser claves para no detener el entrenamiento antes de cumplir los objetivos inicialmente establecidos.

Soifit47

Para ello, la disponibilidad del tiempo del deportista, las condiciones físicas así como las necesidades u propósitos de cada persona pueden ser claves. Y a esto se suma las preferencias de cada deportista y su motivación. Pero lo cierto es que si uno no tiene claro qué deporte hacer, para evitar cualquier riesgo que pueda perjudicar su salud, lo mejor es que un entrenador personal, cualificado, lo aconseje y acompañe en su iniciación en el deporte y en el ejercicio.

Olvida todas las excusas que te hagan pensar que no tienes tiempo o que no sabes qué ejercicios hacer. ¡Ponte las deportivas y a entrenar!